El quehacer de una compañía debe tener una orientación a la rentabilidad del negocio, a lo ambiental y lo social. Estas tres dimensiones son las que las convierten en empresas sostenibles. En este contexto, Schwager ha puesto especial hincapié en el diseño de las soluciones tecnológicas para distintos sectores de actividad económica (industrial, minero, agrícola, servicios, alimentación, entre otros).

La compañía, a través de una de sus áreas de negocios, Schwager Biogás, recientemente puso en marcha una nueva planta digestora anaeróbica de residuos orgánicos encargada por Ecoprial -una empresa Almar Water Solutions- para su relleno sanitario ubicado en la ciudad de Osorno. Esta permite tratar 200 toneladas diarias de residuos orgánicos y con ello generar 1.100 metros cúbicos por hora de biogás, convirtiendo estos residuos en energía limpia por una parte y también en abono para la actividad del sector agrícola.

Lo anterior se suma a que la planta no sólo recibe residuos orgánicos frescos, sino que además se inició un proceso de levantamiento y retiro de residuos ya depositados (por años) en el relleno sanitario. Esto permitirá liberar espacio del depósito aumentando su vida útil, sin la necesidad de ampliar su extensión o profundidad en el tiempo. En resumen, un ejemplo real de economía circular, con foco en el bienestar de la comunidad.

Así como es el caso de la planta de Ecoprial, actualmente Schwager Biogás, trabaja en otros proyectos en distintos sectores industriales y, adicionalmente, analizando en el horizonte proyectos que permitan extender este tipo de soluciones a empresas de menor tamaño, con modelos de financiamiento propios y/o flexibles, que les permita transitar y hacer propias estas nuevas tecnologías.

Actualmente, la experiencia y know how de Schwager Biogás, sumado a los proyectos exitosos ya desarrollados, la proyectan como una organización capaz de entregar soluciones in situ y a medida de sus clientes, en el ámbito de la economía circular de residuos orgánicos.