Un 2018 con Cero Accidentes

//Un 2018 con Cero Accidentes

Un 2018 con Cero Accidentes

Hemos comenzado un nuevo año y nos hemos impuesto nuevos desafíos. Nuestra meta para 2018 es tener un año con CERO ACCIDENTES con tiempo perdido en Schwager Service. Para concretar este objetivo, hemos realizado un exhaustivo análisis de las causales de 16 accidentes sin tiempo perdido ocurridos entre mayo y diciembre de 2017.

A partir de este análisis, se han identificado siete causales que explican la ocurrencia de todos esos accidentes. 61% de las causas responden a actos sub estándares y sólo un 39% a condiciones sub estándares. A su vez, el 27% responde a factores personales y un 73% a factores de trabajo.

Las principales causas detectadas son siete: deficiente o inexistente análisis de los riesgos de la tarea a ejecutar, desconocimiento del método adecuado, instrucción u orientación deficiente, deficiente planificación, falta de apego a los estándares de trabajo, falta de disciplina operativa y, finalmente, procedimientos no específicos.

Del mismo modo, otro de los hallazgos importantes es que las manos son la parte del cuerpo más vulnerables y, por tanto, más expuestas a los riesgos y a la posibilidad de un accidente.

No parece casual que de las siete causas expuestas, seis respondan a factores conductuales. Por ello redoblaremos nuestros esfuerzos en este aspecto. El factor conductual, a pesar de que responde a un proceso realizado por las personas, es parte de un sistema que está basado en un trabajo en equipo, el mejoramiento continuo y el reforzamiento positivo; siendo relevante el reconocimiento de las conductas seguras “in situ”, es decir de manera inmediata en el área de trabajo y donde sea conocido por el resto de las personas que trabajan junto al que es reconocido.

Lo anterior genera un cambio en la forma de entender la seguridad, ya que, en lugar de evitar el error, se promueve y potencia el comportamiento seguro y el apego a los procedimientos.

Pero esto no significa que la seguridad no se gestione por consecuencias. Como la seguridad es una responsabilidad y compromiso de todos y cada uno de los que trabaja en nuestra compañía, también se debe gestionar por consecuencia. Esto es, debemos entender que existen conductas que son inaceptables, especialmente aquellas que constituyen una falta grave al reglamento interno de seguridad. Este tipo de conductas no tendrán espacio y no serán toleradas dentro de nuestra organización.

Entonces, el desafío ya existe y ahora es tarea de todos el poder alcanzar esta meta que nos hemos impuesto. Estoy convencido que podemos lograrlo. De hecho, en marzo completaremos un año calendario sin accidentes con tiempo perdido, lo que demuestra que es una meta alcanzable y que contamos con las personas y las capacidades para lograrlo.

2018-01-09T13:51:12+00:009 enero, 2018|BLOG|
X